Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Tercer ojo, el puente que nos conecta con el plano espiritual y el creador.

    El tercer ojo se encuentra justo en el centro de nuestro cerebro, y tanto las comunidades científicas como las espirituales están de acuerdo en que funciona como un poderoso centro de transmisión y recepción de información. ¿Pero qué información sería esa?

    Según los expertos, el tercer ojo no es más que nuestra glándula pineal, que está estrechamente relacionada con la intuición, la espiritualidad y la percepción de eventos metafísicos.

    La función del tercer ojo es muy similar a la de un radar, capturando información y trabajando junto con otras áreas del cerebro para que estos datos puedan ser entendidos. En el universo espiritual y esotérico, dos buenos ejemplos de personas que tienen el tercer ojo y lo usan mucho son clarividentes. y los médiums.

    Tabla de contenidos

    La estructura y el funcionamiento del tercer ojo.

    Después de años de estudio, la comunidad científica descubrió que el tercer ojo está formado por cristales de un mineral conocido como apatita, ampliamente encontrado en la naturaleza. La apatita tiene la propiedad de capturar campos electromagnéticos, que es precisamente donde ocurren las interacciones con el plano espiritual.

    Las personas con dones mediáticos altamente desarrollados tienen una mayor cantidad de cristales de apatita, presentes en su tercer ojo (glándula pineal), que las personas comunes, y toda interferencia o interacción divina siempre ocurre bajo las leyes de la naturaleza, aunque a menudo no podemos racionalizar esto.

    Es importante mencionar que, aunque el tercer ojo funciona como un receptor poderoso, no es la persona que interpreta la información capturada, sino las otras áreas del cerebro, como nuestra corteza frontal, cuando trabajan juntas.

    La conexión del tercer ojo con dos chakras importantes.

    El funcionamiento del tercer ojo está estrechamente relacionado con el funcionamiento de dos de los centros de energía humana más importantes: los ajna chakras, ubicados entre nuestras cejas, y el sahashara (coronario), ubicado en la parte superior de la cabeza.

    Estos dos chakras su función es capturar y transmitir energías vitales, y generalmente revelan información espiritual e influyen en algunas de nuestras acciones y elecciones más importantes. El ajna chakra es responsable de la clarividencia, la mediumnidad y la creatividad, y el chakra sahashara se encarga de reponer las energías cósmicas y las fuerzas espirituales.

    El tercer ojo, a través de estos chakras, actúa como un puente que nos mantiene conectados al plano espiritual, representando a Dios dentro de cada uno de nosotros e influyendo en nuestras expresiones artísticas e intelectuales.

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *