Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Salmo poderoso para el matrimonio en crisis

    Todos los tipos de relaciones están sujetos a momentos de crisis. Esto se aplica a nuestra relación con nuestros padres, hermanos, amigos y, por supuesto, la vida de casados, y si crees que estás pasando por un momento así con tu esposo, apega a uno salmo para el matrimonio en crisis puede ayudarte a superar esta situación.

    Tabla de contenidos

    Cómo identificar el matrimonio en crisis

    Algunas parejas pueden enfrentar muchas dificultades después del matrimonio, ya que vivirán solas y bajo el mismo techo, y esta nueva vida puede traer incompatibilidades que no se habían notado antes.

    La falta de diálogo antes del matrimonio también puede causar problemas después de algún tiempo cuando surgen problemas como el deseo o no de tener hijos, o incluso planes como vivir en el extranjero. En estos momentos, si desea continuar su relación, un salmo para el matrimonio en crisis puede ayudarlo mucho.

    Pero además, el tiempo en sí mismo puede generar una crisis y algunos signos de esta fase complicada son:

    • Ustedes dos dejen de alabarse el uno al otro;
    • A uno no le importa complacer al otro;
    • Ya no es la primera persona a la que quieres llamar para decir algo nuevo;
    • Ya no pregunta cómo fue su día;
    • Comienzan a criticar las acciones de los demás, lo que dicen, lo que visten;
    • Dejan de tener momentos agradables juntos, o peor, comienzan a evitar la compañía del otro;
    • Incluso cuando intentan tener una conversación agradable e informal, termina en una discusión. Y con el tiempo dejan de intentar hablar;
    • No se acompañan en eventos sociales o familiares;
    • Uno deja de ser la prioridad y la alegría del otro.

    Si se identifica con uno o más de estos signos en su relación, seguramente él está entrando en un momento difícil y un salmo para el matrimonio en crisis Puede ser una forma de ayudarlo a superar ese momento y traer alegría a su vida como pareja.

    Salmo para el matrimonio en crisis

    Salmo 21 (ayuda a aumentar la sintonización de la pareja y ayuda a evitar traiciones)
    1 En tu fortaleza, oh Señor, el rey se regocija; y en tu salvación, ¡cuánto se regocija!
    2 Le has concedido el deseo de tu corazón, y no has negado la petición de sus labios.
    3 Porque le das excelentes bendiciones; le pones una corona de oro fino en la cabeza.
    4 La vida te pidió, y tú se la diste, días largos por los siglos de los siglos.
    5 Su gloria es grande por tu ayuda; honor y majestad lo usan.
    6 Sí, lo haces para siempre bendecido; lo llenas de alegría en tu presencia.
    7 Porque el rey confía en el Señor; y por la bondad del Altísimo permanecerá inquebrantable.
    8 Tu mano alcanzará a todos tus enemigos, tu mano derecha alcanzará a todos los que te odian.
    9 Los harás como un horno de fuego cuando vengas; el Señor los consumirá en su indignación, y el fuego los devorará.
    10 Destruirás su descendencia de la tierra, y su descendencia de entre los hijos de los hombres.
    11 Porque han intentado mal contra ti; ideó una artimaña, pero no prevalecerán.
    12 Porque los harás huir; pondrás tu arco contra sus caras.
    13 Exaltarte, Señor, en tu fortaleza; entonces cantaremos y alabaremos tu poder.

    Salmo 45 (ayuda a establecer armonía en el matrimonio)
    1 Mi corazón rebosa de buenas palabras; Dirijo mis versos al rey; mi lengua es como la pluma de un escriba hábil.
    2 Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derramó en tus labios; entonces Dios te bendijo para siempre.
    3 Ciñe tu espada en el muslo, oh poderoso, en tu gloria y majestad.
    4 Y en tu majestad cabalgas victorioso por la verdad, la mansedumbre y la justicia, y tu diestra te enseña cosas terribles.
    5 Tus flechas son afiladas en el corazón de los enemigos del rey; la gente cae debajo de ti.
    6 Tu trono, oh Dios, permanece por los siglos de los siglos; cetro de equidad es el cetro de tu reino.
    7 Amabas la justicia y odiabas la iniquidad; por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con aceite de alegría, más que tus compañeros.
    8 Toda tu ropa huele a mirra, áloe y casia; Desde los palacios de marfil, los instrumentos de cuerda y te hacen feliz.
    9 Hijas de reyes están entre tus distinguidas doncellas; a tu derecha está la reina, adornada con oro de Ofir.
    10 Escucha, hija, y mira, e inclina tus oídos; olvida a tu gente y la casa de tu padre.
    11 Entonces el rey amará tu hermosura. Él es tu maestro, así que ríndele homenaje.
    12 La hija de Tiro estará allí con regalos; los ricos del pueblo te pedirán tu favor.
    13 La hija del rey es espléndida dentro del palacio; sus prendas están entretejidas con oro.
    14 En vestidos de colores brillantes será conducida al rey; las vírgenes, sus compañeras que la siguen, serán llevadas ante ti.
    15 Con alegría y alegría serán traídos; entrarán en el palacio del rey.
    16 Tus hijos estarán en el lugar de tus padres; los harás príncipes de toda la tierra.
    17 Recordaré tu nombre de generación en generación; por lo cual los pueblos te alabarán para siempre.

    Ahora que has leído un salmo para el matrimonio en crisis, eso sin duda te ayudará. Vea también:

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *