Entradas recientes

Oración poderosa de San Bartolomé

Bartolomeu fue uno de los doce apóstoles de Jesucristo. También conocido como Natanael en algunos pasajes bíblicos, nació en Galilea, en la ciudad de Cana. Desde la infancia hasta el comienzo de la edad adulta fue una persona escéptica, pero el día que conoció a Jesucristo tuvo fe. A lo largo de su historia de vida, La oración de san Bartolomé Se considera muy poderoso.

Todos los milagros experimentados por el santo lo ayudaron a difundir el amor de Cristo. Así, se convirtió en un santo consagrado y buscado en la iglesia católica. Principalmente, para personas que buscan gracia y prosperidad. Conozca la poderosa oración de San Bartolomé y tenga grandes cambios positivos en su vida.

La historia de san Bartolomé

En Cana, el joven Bartolomeu tuvo la oportunidad de presenciar uno de los primeros milagros del hijo de Dios, cuando en la «Boda en Cana» transformó el agua en vino. Sin embargo, todavía no sabía que este era el «Mesías», y no imaginaba todo lo que vendría en su viaje cristiano.

Cuando habló con Jesús por primera vez, el Mesías le dijo «Aquí hay un verdadero israelita, en quien no hay pretensiones», Bartolomeu rápidamente le preguntó «¿De dónde me conoces?» Jesús respondió: «Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera». En ese momento, se dio cuenta de que este era el Maestro y que realmente lo conocía.

A partir de ese momento, se convirtió en seguidor y apóstol de Jesucristo, presenciando milagros, predicando y enseñando. En una de las muchas misiones con Jesús, incluso llegó a conocer a Nuestra Señora personalmente. Estuvo presente en el nacimiento de la iglesia en Pentecostés, cuando el Espíritu Santo vino sobre todos los misioneros de las Buenas Nuevas en todo el mundo. Todas estas experiencias lo hicieron muy popular, aportando un gran poder a la oración de San Bartolomé.

La oración de San Bartolomé para conquistar un poco de gracia

¡Glorioso San Bartolomé, un modelo sublime de virtud y una botella pura de las gracias del Señor!
Protege a este servidor tuyo que humildemente se arrodilla a tus pies y te ruega que seas tan amable de preguntar por mí en el trono del Señor.

¡San Bartolomé usa todos los recursos para protegerme de los peligros que me rodean a diario!
Lanza tu escudo protector a mi alrededor y protégeme de mi egoísmo y mi indiferencia hacia Dios y mi prójimo.

San Bartolomé, inspírame a imitarlo en todas mis acciones. Derrama tus gracias sobre mí para que pueda servir y ver a Cristo en los demás y trabajar para tu mayor gloria.
Graciosamente obtengo de Dios los favores y gracias que tanto necesito, en mis miserias y aflicciones de la vida.

Invoco aquí tu poderosa intercesión, confiando en la esperanza de que escucharás mis oraciones y que obtendrás para mí esa gracia y favor especiales que reclamo de tu poder y amabilidad fraternales, y con toda mi alma te imploro que me concedas gracia (menciona aquí el gracia deseada).
Aún así la gracia de la salvación de mi alma y de que yo viva y muera como un hijo de Dios, logrando la dulzura de Tu amor y felicidad eterna.
Amén! «

Oración de San Bartolomé por la Prosperidad

“San Bartolomé, tú que eres el Señor del Viento. Tú que lo barres sobre la fría Tierra. Tú que doblas los árboles y las palmeras, con la fuerza de tu viento.
San Bartolomé, que comanda tifones, huracanes y todo tipo de tormentas.

San Bartolomé comanda los ciclones, desgarrando con el poder de su fuerza, devastando y destruyendo, arrebatando todo lo que encuentra en el camino. Reduciendo los restos donde tus fuerzas barren. Siempre llegando a los lugares donde Dios quiere castigar, porque el hombre por naturaleza es malvado, egoísta y pretencioso.

Usted, San Bartolomé, fue elegido por Dios para sacudir y castigar los lugares que, por naturaleza, deben mostrar la presencia de Dios con más fuerza. Para el hombre en su infinita ignorancia, cada día que pasa de Dios se olvida y comienza a considerarse un dios en esta Tierra fría.

San Bartolomé, fuiste elegido para mostrarle al hombre que la fuerza de Dios aún reina a través de los siglos y cuando el hombre ignora completamente Su presencia.

Tú, San Bartolomé, eres la entidad encargada de mostrar la ira del Rey del Mundo y como eres conocido en los 4 rincones de la Tierra, al mando de tifones y huracanes.

Te pido que cargues con tu viento, todo el mal, toda la vergüenza, todo el amarre y la falsedad de mis enemigos. Hoy por esta noche y mañana por todo el día. Que así sea.
¡Amén!

Ahora que has aprendido a La oración de san Bartolomé y estás a punto de encontrar gracia y prosperidad, descubre otras oraciones que pueden brindarte las bendiciones que tanto deseas:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *