Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Oración Estudiantil – Fe para lograr tus metas

    La vida estudiantil no siempre es fácil, hay muchos momentos de gran estrés, cansancio, ansiedad y frustración. Y para ayudarlo a superar esos momentos, adhiérase a su fe y oración estudiantil Puede ser una buena opción, porque si tenemos fe, podemos pasar por todo.

    La importancia de la oración estudiantil

    Intente comenzar su día y terminarlo diciendo la oración del alumno en un ambiente tranquilo, enfocado y relajado. En este punto, no se concentre en los temas que aún faltan para estudiar o las páginas para leer, conéctese con Dios y con su ser interior.

    Oración del alumno

    “Santísima Virgen, Tú, que eres la sede de la sabiduría, ayúdame en mis estudios. Abre mi inteligencia para poder entender y recordar las enseñanzas de los maestros. Mantén la calma al examinar; hazme recordar la respuesta correcta y guía mis manos para que escriba lo que debo escribir. Asegúrate de que me aprueben, a fin de año, para poder alegrar a mis padres y a todos los que me ayudan con mis estudios. Nuestra Señora, no me permitas aprender o practicar cosas incorrectas o reprobables, ya sea en clase o fuera, con malos compañeros, libros malos o revistas malas. Santísima Virgen, sed de sabiduría, ruega por nosotros. Amén.

    Oración estudiantil para mejorar el aprendizaje

    “Santo Tomás de Aquino, San Agustín y todos los santos y hombres que sirvieron a Dios en esta tierra y murieron por él. Dígnate para interceder por mí. Pregunto a través de ti. ¿Puedo entender todas las enseñanzas y mejorar en los estudios terrenales, ayudando en las ciencias y entendiendo las matemáticas de la vida? Para que algún día pueda estar en compañía de los ángeles, usando mi conocimiento, como un instrumento para mejorar la vida de los más humildes. Que así sea”

    Potente oración estudiantil

    “Señor, ¡creo que vale la pena estudiarlo!
    Estudiando, los regalos que me has dado producirán más, y así podré servirte mejor.
    Estudiando, me estoy santificando.
    ¡Señor, puede estudiar forjar grandes ideales en mí!

    Acepta, Señor, mi libertad, mi memoria, mi inteligencia y mi voluntad.
    De ti, Señor, recibí estas habilidades para estudiar.
    Los puse en tus manos.
    Todo es tuyo. ¡Que todo se haga de acuerdo a tu voluntad!

    ¡Señor, que pueda ser libre!
    Ayúdame a ser disciplinado, por dentro y por fuera.
    ¡Señor, puedo ser verdad!
    Que mis palabras, acciones y silencios nunca lleven a otros a pensar que soy lo que no soy.

    Sálvame, Señor, de caer en la tentación de copiar.
    ¡Señor, puedo estar alegre!
    Enséñame a cultivar el sentido del humor y a descubrir y ser testigo de los motivos de la verdadera alegría.
    Dame, Señor, la felicidad de tener amigos y saber respetarlos a través de mis conversaciones y actitudes.

    Padre Dios que me creó: ¡enséñame a hacer de mi vida una verdadera obra maestra!
    Divino Jesús: ¡impresiona las marcas de Tu Humanidad en mí!
    Divino Espíritu Santo: ilumina la oscuridad de mi ignorancia; vencer mi pereza; pon la palabra correcta en mi boca!
    Amén.

    Ahora que ha aprendido la oración del alumno, aprenda también:

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *