Entradas recientes

Oración a Santa Paulina para lograr la gracia o agradecer

Santa Madre Paulina es la primera santa brasile√Īa. Ella es considerada la protectora de pacientes con c√°ncer y diab√©ticos. Cuando sus problemas parezcan imposibles, especialmente los relacionados con enfermedades, recurra al Oraci√≥n a Santa Paulina y pedirle ayuda a la madre. Si pides con fe, aseg√ļrate de que el santo interceder√° por ti ante Dios.

Santa Paulina fue canonizada el 19 de mayo de 2002, pero antes de eso tenía devotos en todo el mundo.

En Nova Trento, en Santa Catarina, un santuario. fue erigido en su honor. Conoce la historia de Santa paulina, su vida y obra.

En este artículo, trajimos varias oraciones por el santo, desde oraciones para alcanzar la gracia., como para alabarla y agradecerle.

Al final, todavía encuentras el Novena de Santa Paulina hacer en tiempos de desesperación o entrar en un momento fuerte de oración.

Oración a Santa Paulina

‚ÄúOh Santa Paulina, que confi√≥ en el Padre y en Jes√ļs y que, inspirada por Mar√≠a, decidi√≥ ayudar a las personas que sufren, te confiamos la Iglesia que tanto amas, nuestras vidas, nuestras familias, la Vida Consagrada y toda la gente. de Dios.

(Pide la gracia deseada)

Santa Paulina, intercede por nosotros con Jes√ļs para que tengamos el coraje de luchar siempre por un mundo m√°s humano, justo y fraterno. Am√©n.

Orando un Padre Nuestro, un Ave María y una gloria al padre.

¬°Santa Paulina, ruega por nosotros!

Oración de la Madre Paulina

‚ÄúOh Dios, Nuestro Se√Īor y nuestro Padre, en el que la Madre Paulina puso toda su confianza con amor filial, digna para demostrar que la Congregaci√≥n religiosa que fund√≥ para la expansi√≥n del reino de Dios y las virtudes heroicas que ella practic√≥ a lo largo de su vida. fueron agradables para usted, otorg√°ndonos el favor que le pedimos (haga la solicitud).

Por Jesucristo nuestro Se√Īor. Am√©n.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y una Gloria al Padre.

Alabado sea Santa Madre Paulina

¬ęMuy amablemente, Santa Madre Paulina, la se√Īora que, con su amabilidad, fe profunda y amor verdadero por el Hijo de la Virgen Mar√≠a, Jesucristo, nunca se neg√≥ a ayudar a los pobres y enfermos, los ancianos y los hu√©rfanos y muchos otros necesitados, vengo a ti ruega que me convierta en una persona espiritualmente pura para que tenga el mismo don de ayudar a los necesitados.

Sé que eres poderosa y muy amada, mi Santa Madre Paulina, así que confío en tu intercesión con Cristo para responder a mi pedido. ¡Amén!

Gracias a Santa Madre Paulina

‚ÄúSanta Madre Paulina, te agradecemos las ense√Īanzas que nos has dado sobre la vida cristiana, lo que nos permite aprender las palabras de Jesucristo utilizando todo su amor, su bondad, su caridad y su infinita paciencia.

Te agradecemos por tener un alma iluminada y una voluntad inigualable y por convertirte en verdaderos creyentes en las palabras del hijo de Dios.

Madre Paulina, no tenemos forma de mostrar nuestro agradecimiento por un corazón tan amable, pero estamos agradecidos por los milagros, bendiciones y méritos recibidos por usted y, por todo lo demás, que representa en nuestras vidas. ¡Amén!

Luego lea el Salmo 25.

Novena de Santa Paulina

Comience la Novena de Santa Paulina todos los días con la siguiente invocación:

“Comencemos nuestra oración con alegría y fe, invocando la presencia de la Santísima Trinidad: en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

1er día

‚ÄúOh Madre Paulina, t√ļ que amaste a Mar√≠a, la Madre de Dios, y fuiste fiel a su invitaci√≥n:‚Äė Quiero que comiences un trabajo; trabajar√°s por la salvaci√≥n de mis hijas ¬ę, el Se√Īor tiene la sensibilidad de comprender los gritos de la realidad y la disposici√≥n de servir a los m√°s necesitados y a los que sufren la mayor injusticia¬Ľ.

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

2do día

‚ÄúOh Madre Paulina, t√ļ que has sabido compartir tu pan con los m√°s pobres y necesitados desde la infancia, ens√©√Īanos a compartir con nuestros hermanos, el pan de nuestra mesa, el pan del discurso, el perd√≥n, el amor y la bienvenida. . ¬ę

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

3er día

¬ęOh Madre Paulina, t√ļ que visitaste a los enfermos, recibiste a los ancianos cancerosos, hu√©rfanos y abandonados, contacta al Se√Īor con una caridad tan intensa que nos hace abrir nuestros corazones para recibir a las personas que esperan nuestra ayuda y solidaridad¬Ľ.

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

4to día

‚ÄúOh Madre Paulina, t√ļ que te has inmolado deseando dar a conocer y amar a Jesucristo en todo el mundo, comun√≠cate con nosotros desde el Se√Īor con renovado ardor misionero y apost√≥lico, para ser fieles a la Misi√≥n de anunciar a todos las Buenas Nuevas de la salvaci√≥n tra√≠da por Jesucristo. . ¬ę

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

5to día

‚ÄúOh Madre Paulina, que has estado tan preocupada por la infancia y la juventud y le has presentado los ideales de hero√≠smo y santidad, que el Se√Īor nos conceda la gracia de ser, a trav√©s de nuestro testimonio de vida, en la familia y en la sociedad, est√≠mulo para todos los j√≥venes caminan por los caminos de la verdad y asumen su vocaci√≥n con alegr√≠a, apertura, entrega, entusiasmo y esperanza ¬ę.

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

6to día

‚ÄúOh Madre Paulina, que abrazaste la cruz de la humildad y la aniquilaci√≥n y, en los momentos dif√≠ciles de la vida, alentaste a todos exhortando: ‘Nunca, nunca te desanimes, aunque vengan vientos contrarios’, la gracia del Se√Īor nos alcanza con la gracia de asumir con fe y un compromiso con la transformaci√≥n, los sufrimientos que hieren y pesan en los corazones de tantas personas ¬ę.

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

7mo día

‚ÄúOh Madre Paulina, que tanto has servido a la Iglesia y te has dedicado por completo a la expansi√≥n del Reino de Dios, que el Se√Īor nos conceda la gracia de vivir el compromiso bautismal, poni√©ndonos al servicio de la vida y la esperanza, para construir una sociedad justa, fraterna y solidaria ¬ę.
Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

8vo día

‚ÄúOh Madre Paulina, t√ļ que has encontrado alegr√≠a, paz, fortaleza y el sentido de dar tu vida a tus hermanos en oraci√≥n, d√©janos encontrar la gracia de encontrar en la intimidad con Dios la fortaleza para construir nuestras vidas, nuestras familias y comunidades en el bien, el amor, el perd√≥n y la justicia ¬ę.

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

Noveno día

‚ÄúOh Madre Paulina, tu que abrazaste en el amor de Dios y despojaste de toda grandeza humana, entregaste tu vida al Se√Īor, obt√©n para nosotros la gracia del desapego de las cosas pasajeras de este mundo, buscando solo las cosas de Dios y asumiendo el desaf√≠o de luchar. contra todas las situaciones de muerte, de modo que ¬ętodos puedan tener vida y vida en abundancia¬Ľ.

Luego, reza la oraci√≥n a Santa Paulina, la primera que ense√Īamos en este art√≠culo.

Las novenas son momentos de oración que están muy presentes en el camino cristiano. En el video a continuación, en el canal Portal A12, el Padre Camilo explica las motivaciones para sumergirse en ese momento y cómo vivirlo plenamente.

A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *