Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Lee el salmo 25 – luto por tiempos de desesperación y recupera tu fe

    Hay momentos en la vida de gran desesperación, donde la luz al final del túnel parece estar apagada y la solución no parece existir. Es común que las personas pierdan la fe en estos momentos, pero es en este momento que más lo necesita. Para reconectarse con lo divino, lea el Salmo 25, de lamentación y oración, y entregue su vida a un poder superior. El peso que lleve será mucho más ligero.

    Table of Contents

    Salmo 25 – lamentación y oración

    “Por ti, Señor, levanto mi alma.
    Dios mío, confío en ti: ¡no me decepciones!
    ¡No te burles de mis enemigos!
    No, ninguno de los que esperan en ti estará confundido,
    pero los impíos serán cubiertos de vergüenza.
    Señor, muéstrame tus caminos
    y enséñame tus caminos.
    Dirígete a mí en tu verdad y enséñame,
    porque eres el dios de mi salvación
    y siempre espero en ti
    Recuerda, Señor, tus misericordias y tus bondades,
    que son eternos
    No recuerdo los pecados de mi
    juventud y mis crímenes;
    en nombre de tu misericordia
    recuerdame
    por tu amabilidad, Señor.
    El Señor es bueno y recto.
    Es por eso que regresa al extraviado al camino recto.
    Dirige a los humildes en justicia y les enseña a su manera.
    Todos los caminos del Señor son gracia y fidelidad,
    para aquellos que guardan su pacto
    y sus preceptos.
    Por tu nombre, Señor,
    perdona mi pecado, por grandioso que sea.
    ¿Qué le sucede al hombre que teme al Señor?
    Dios te enseña la forma de elegir.
    Vivirá feliz y su posteridad será la dueña de la tierra.
    El Señor se vuelve íntimo con los que le temen,
    y les revela su pacto.
    Mis ojos siempre están fijos en el Señor
    porque él librará mis pies de la trampa.
    Mírame y ten piedad de mí
    porque estoy solo y en la miseria.
    Alivié la angustia de mi corazón
    y líbrame de las aflicciones.
    Mira mi miseria y mi sufrimiento
    y perdóname por todas las faltas.
    Mira a mis enemigos: hay muchos,
    y con implacable odio me persiguen.
    Defiende mi alma y líbrame:
    no dejes que me confunda que me he refugiado en ti.
    Protege mi inocencia e integridad,
    porque espero en ti, Señor.
    Oh Dios, libra a Israel de todos sus problemas “.

    Después de leer el Salmo 25, de lamentación y oración, pase unos momentos en silencio, visualizando sus problemas al irse. No se desespere, ya que nunca estará solo.

    Lea también:

    Descubre el significado de soñar con la traición

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *