Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Cómo desarrollar el don de la clarividencia con ejercicios y prácticas de relajación y meditación.

    Clarividencia es el don de ver espiritualmente con claridad, es decir, es la visión del alma misma, cuya capacidad de percibir la realidad está en un nivel mucho más amplio y más alto.

    La clarividencia es un regalo presente en todas las personas, incluso si la mayoría está dormida. Lo que muchos no saben es que, con la práctica correcta, se puede despertar perfectamente.

    Aprende a seguir algunos ejercicios de clarividencia, con los que puedes comenzar a desarrollar la visión del alma y, con ella, estudiar el plano espiritual y sus misterios.

    La relajación, la meditación y la concentración son excelentes ejercicios de clarividencia.

    Los ejercicios de meditación y relajación son excelentes para la clarividencia, ya que, a través de ellos, hay una ganancia inmensa en armonía, intuición, agudeza y equilibrio, características esenciales para esta capacidad mediática.

    Es importante enfatizar que solo con mucha práctica verás más allá de lo que ves distorsionado en el plano físico, para observar claramente lo que está sucediendo en el plano espiritual.

    Elija un lugar tranquilo, donde no le molesten, y haga algunos estiramientos para una mejor circulación de sus energías.

    Manténgase relajado y elija una escena en la que desee enfocarse: puede ser una bella imagen o dibujo, una obra de arte o un objeto de estima, cualquier cosa que le brinde buenos sentimientos de paz y estimule su visión.

    Concéntrese en este objeto por un tiempo, hasta que se sienta en armonía con su interior. Por lo tanto, cierra los ojos y medita en él, revisando mentalmente cada detalle que puedas recordar.

    Luego, abre los ojos y mira de cerca el mismo objeto, para encontrar detalles importantes que te perdiste mientras mantienes los ojos cerrados al recordarlo.

    Intenta repetirlo hasta que puedas recordar todo en detalle. Este es un gran ejercicio de clarividencia, ya que funciona como un estímulo para el tercer ojo., uno de los principales mecanismos de los dones mediáticos.

    Estimular el chakra frontal también es un gran ejercicio de clarividencia.

    Otro gran ejercicio de clarividencia es la estimulación del chakra frontal, precisamente el chakra del tercer ojo. Afilar el chakra frontal ayudará enormemente a expandir su capacidad de percepción espiritual y asimilación.

    Este ejercicio es muy simple y consiste en mover las energías del chakra.. Como en el ejercicio anterior, busque un lugar tranquilo, realice estiramientos y entre en un estado de relajación y paz.

    Siéntese cómodamente, cierre los ojos y comience a visualizar un punto brillante en la frente, entre las cejas, que es donde está el tercer ojo. Manténgase enfocado en esta luminosidad por un tiempo, luego abra los ojos y termine la práctica con más estiramientos.

    Repita este ejercicio de clarividencia diariamente, aumentando cada vez más el tiempo en que se enfoca en el punto luminoso del tercer ojo. Con el tiempo, comenzará a sentir un ligero pulso en la región, lo que indica que está en el camino correcto.

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *