Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Comienza con el pie derecho en esta nueva fase leyendo el Salmo para el matrimonio

    ¿Está programada su boda? Lea el Salmo para el matrimonio y atraiga buena energía a su nueva vida. Después de todo, esta fecha tan especial merece algunas palabras de sabiduría para traer buenos líquidos.

    Salmo católico para el matrimonio: para aquellos que se van a casar y construir una familia

    1. No te enfades por los malhechores, ni tengas envidia de quienes practican la iniquidad.
    2. Porque pronto se marchitarán como hierba y se secarán como hierba verde.
    3. Confía en el Señor y haz el bien; Así habitarás en la tierra y te alimentarás con seguridad.
    4. Deléitate también en el Señor, y él te dará lo que tu corazón desea.
    5. Encomienda tu camino al Señor; confía en él, y él hará todo.
    6. Y él hará que tu justicia se destaque como la luz, y tu derecho como el mediodía.
    7. Descansa en el Señor y espera en Él; no te enfades por el que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades.
    8. Deja la ira y abandona la furia; no te enojes, ya que eso solo lleva a la práctica del mal.
    9. Porque los malhechores serán exterminados, pero los que esperan en el Señor heredarán la tierra.
    10. Por un rato, y los impíos no serán; prestarás atención a su lugar y él no estará allí.
    11. Pero los mansos heredarán la tierra y se deleitarán en la abundancia de paz.
    12. Las máquinas malvadas contra los justos, y le rechina los dientes
    13. Pero el Señor se ríe de los malvados, porque ve que su día se acerca.
    14. Los malvados sacaron la espada y atesoraron el arco, para derribar el poder y los necesitados, y para matar a los que están en su camino.
    15. Pero su espada entrará en sus corazones, y sus arcos se romperán.
    16. Lo poco que tiene el justo es mejor que la riqueza de muchos malvados.
    17. Porque los brazos de los impíos serán quebrados, pero el Señor sostiene a los justos.
    18. El Señor conoce los días de los justos, y su herencia permanecerá para siempre.
    19. No se avergonzarán en el día del mal, y en los días de hambre estarán satisfechos.
    20. Pero los impíos perecerán, y los enemigos del Señor serán como la belleza de los pastos; desaparecerán, en humo se disolverán.
    21. El impío toma prestado y no paga; pero los justos tienen compasión y dan.
    22. Porque aquellos que son bendecidos por el Señor heredarán la tierra, pero aquellos que son maldecidos por Él serán exterminados.
    23. Confirmados por el Señor están los pasos del hombre en cuya forma se deleita.
    24. Incluso si cae, no se postrará, porque el Señor le toma la mano.
    25. Yo era un hombre joven y ahora soy viejo; pero nunca vi al justo abandonado, ni a sus descendientes, pidiendo pan.
    26. Siempre es generoso y presta, y su descendencia es bendecida.
    27. Apártate del mal y haz el bien; y tendrás una dirección permanente.
    28. Porque el Señor ama la justicia y no abandona a sus santos. Serán preservados para siempre, pero la descendencia de los impíos será eliminada.
    29. Los justos heredarán la tierra y vivirán allí para siempre.
    30. La boca del justo profiere sabiduría; Tu lengua habla lo correcto.
    31. La ley de tu Dios está en tu corazón; Sus pasos no resbalarán.
    32. El impío acecha al justo y busca matarlo.
    33. El Señor no lo dejará en sus manos, ni lo condenará cuando sea juzgado.
    34. Espera en el Señor, y sigue su camino, y él te exaltará para heredar la tierra; Lo verás cuando los malvados sean exterminados.
    35. Vi a un hombre malvado lleno de arrogancia y que se extendía como un árbol verde en su tierra natal.
    36. Pero pasé y él ya no estaba; Lo busqué, pero no se pudo encontrar.
    37. Observe al hombre recto y considere el derecho, porque hay un futuro feliz para el hombre de paz.
    38. En cuanto a los transgresores, serán destruidos uno por uno, y la posteridad de los malvados será exterminada.
    39. Pero la salvación de los justos viene del Señor; es tu fuerza en tiempos de problemas.
    40. Y el Señor los ayuda y los libera; los libera de los impíos y los salva, porque se refugian en él.

    Si ya está casado y ya ha formado una familia, también tenemos un Salmo para el matrimonio que puede iluminar su camino, el de su esposo y sus hijos.

    Salmo católico para el matrimonio – Para aquellos que ya están casados

    ¡Bendito el que teme al SEÑOR y camina en sus caminos! Comerás el trabajo de tus manos, serás feliz y todo te irá bien. Tu esposa, dentro de tu casa, será como la vid fructífera; tus hijos, como brotes del olivo, alrededor de tu mesa. ¡Así es como el hombre que teme al Señor será bendecido! El Señor te bendiga desde Sión, para que puedas ver la prosperidad de Jerusalén durante los días de tu vida, para que puedas ver a los hijos de tus hijos. ¡Paz sobre Israel!

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *