Comentarios recientes

    Entradas recientes

    Aprenda la oración para vencer el desánimo y levantar el ánimo.

    Por mucho que tratemos de ser positivos a diario, no hay forma de evitar esos días más desanimados, cuando no queremos hacer nada y no estamos inspirados. Esta energía genera una parálisis generalizada, momentos en los que no queremos resolver nada. Hemos seleccionado una oración poderosa para superar el desánimo que despertará.

    Está bien sentirse así de vez en cuando. Incluso puede ser una señal de su cuerpo o mente para que descanse, se relaje y simplemente viva un poco de ocio.

    Cuando este sentimiento se vuelve más frecuente, es hora de tomar alguna medida. ¡No te quedes quieto viendo pasar la vida, porque si lo hace, cuando te despiertes te darás cuenta de que perdiste oportunidades y momentos preciosos!

    Tabla de contenidos

    Cómo lidiar con el desánimo

    Capricho en la comida
    Inserte alimentos como el brócoli, las espinacas, el sésamo y las semillas de girasol en su dieta. Son ricos en nutrientes que ayudan a superar el cansancio.

    Ten un día dedicado a ti
    Si necesita relajarse, darse un masaje o simplemente caminar en un parque. ¡Haz lo que quieras y date un capricho!

    Practica actividades físicas
    Liberan endorfinas y te dejarán de buen humor y más vivo durante todo el día.

    Aromaterapia
    Use un infusor para poner esencias emocionantes en el escritorio o en el baño mientras se ducha. Algunos buenos aceites son: romero, capim santo, limoncillo y mandarina.

    Baño relajante
    También puede usar estas esencias en un baño de infusión. Si no tienes una bañera en casa, ¡deja caer unas gotas en la ducha cuando el agua esté caliente y respira este delicioso aroma!

    Otra forma de lidiar con el desánimo es decir una oración. El ejercicio de la fe ayuda a aumentar su autoconfianza, haciéndole sentir libre de probar, experimentar y enfrentar el mundo. Elisa, especialista en Astrocentro, tiene un gran consejo.

    Oración para vencer el desánimo

    “Dios mío, te lloro: hay oscuridad dentro de mí, pero en ti encuentro la luz.
    Estoy solo, pero no me dejas.
    Estoy desanimado, pero encuentro ayuda en ti.
    Estoy inquieto, pero en ti encuentro paz.
    Hay amargura dentro de mí, pero en ti encuentro paciencia.
    No entiendo tus planes, pero conoces mi camino.
    Amén.

    Lea también:

    Aprende un baño que renueva tus energías

    Añadir comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *